Aunque para hacer pan solo necesitas agua, harina, sal y un horno, hay utensilios que nos facilitan tanto la vida que merecen un hueco en tu cocina. Una de las primeras compras que debería hacer un panarra es un banneton. Estas cestas de fermentación mejoran nuestro pan y nos ayudan a trabajar más cómodamente. Estas son las ventajas de usar un banneton para hacer pan.

CONSERVA LA FORMA DE MASAS MUY HÚMEDAS

Todos queremos que nuestro pan suba en el horno y tenga una bonita forma, pero, si estamos trabajando con una masa muy hidratada, la forma inicial se irá achatando poco a poco si colocamos la masa en una bandeja de horno para el segundo levado. Con un banneton, la masa mantiene su forma.

FACILITA MOVER DE UN SITIO A OTRO LA MASA

En las cocinas pequeñas tenemos que estar continuamente haciendo sitio para cocinar cómodamente. Si dejamos nuestro pan levando en la encimera, esta queda inutilizada para otra cosa; si usamos una bandeja de horno, ocupará un montón de espacio inútil. Los bannetons, al ser cestas individuales, los podemos mover a donde más nos convenga y sacarnos las masas de en medio fácilmente.

FORMA CORTEZAS MUY BONITAS

Los bannetones de mimbre forman una espiral de harina en la corteza del pan que, junto con el greñado, decoran el pan con formas muy bonitas.

FACILITA PASAR LA MASA A UNA PALA

Si usas una pala (porque tengas la suerte tremenda de tener un horno de leña o porque uses la plancha Celsiuso una piedra de horno), con el banneton te resultará más sencillo volcar la masa sobre ella que si tienes que pasarla de una tela de lino, encimera o bandeja de horno.

NOS AYUDA A APRECIAR MEJOR EL AUMENTO DE TAMAÑO DE LA MASA

Una de las dudas más comunes cuando se empieza a hacer pan es saber cuándo la masa está lista para hornear. Generalmente nos guiamos por la regla de “esperar hasta que doble de tamaño”, algo muy difícil de apreciar si colocamos la masa en una bandeja de horno sin muchas referencias espaciales. En un banneton, ver que la masa va llenando la cesta es muy fácil y las espirales de mimbre nos sirven de guía para estimar lo que ha aumentado de tamaño.

HACE MÁS FÁCIL EL GREÑADO

Como la corteza está en contacto con un medio poroso, se seca ligeramente durante el segundo levado y esto ayuda a hacer un corte limpio para la greña. Si la masa es más pegajosa, es más fácil que la cuchilla arrastre la masa al hacer el corte.

Fuente: blog.elamasadero.com

 

Anuncios