Bueno, esta claro que hoy en día cuantas mas comodidades tenemos, mas queremos y ante este afán de consumismo y de dejarnos llevar por lo que nos meten por los ojos, pues yo también he optado por darle una oportunidad a este “juguete”.

En varias ocasiones la he tenido entre mis manos pero sin llegar a profundizar en su uso, sus funciones, su manejo…hasta que uno de esos días en los que fui a casa de unos amigos cenar me vi obligado a colaborar con ellos en preparar la cena. Cena que a priori parecía compleja y laboriosa, pude comprobar con mi propia experiencia que se convirtió en algo ameno y entretenido. Fue tan sencillo como seguir detalladamente los pasos guiados de la receta y esperar al resultado final. Un resultado satisfactorio y totalmente acertado para la cena.

Fue en ese momento cuando empecé a interesarme mas en serio por el “juguete” hasta tal punto de comprarme uno jejejeje. No, no opte por lo ultimo de ultimo, lo que todo el mundo busca no, el precio que tiene un aparato de esos nuevo considero que es excesivo y sobre valorado así que empece a mirar opciones de segunda mano. Esa opción me parecía bastante mas asequible aunque nada económica igualmente.

Ya con mi maquina en casa me puse manos a la obra, busque recetas por internet, libros, revistas y las opciones de las que se disponen son infinitas.

Mi primera prueba fue con un bizcocho, si empece por el postre pero eso me atara para empezar jejejeje. Preparare los ingredientes, los fui poniendo en el vaso según indicaba la receta en orden y peso hasta que tras oír una sonora melodía, vi que ya estaba la masa lista para ponerla en el molde y al horno. Tras el tiempo de horneado el bizcocho estaba listo y delicioso.

Si, debo reconocer que lo que hizo la Thermomix en esa receta lo podemos hacer con una batidora común pero quise empezar por ahi.

Posteriormente han sido variadas y diferentes las recetas que he ido haciendo como alitas de pollo al estilo chino, mousse de melocotón, helados, masas de pizza y pan….en fin, que las opciones son infinitas y para todos los gustos.

Cuidado que los rumores corren a favor de la Thermomix diciendo que hace de todo y con mi experiencia puedo confirmar que no es cierto en absoluto. Hace mucha variedad de comida pero no de todo.

Pica, tritura, cuece, fríe y sofríe, al vapor pero olvidaros de los asados ya que no tiene función horno. De ahi que mi primera receta la tube que acabar en el horno convencional.

Como valoración personal debo reconocer que es gratamente satisfactoria aunque como bien he dicho, el precio del que parte lo veo desorbitado.

Anuncios